domingo, 13 de mayo de 2012

La peor despedida de Fringe

Decepcionante y Fringe son 2 conceptos que afortunadamente no nos tienen acostumbrados a ir de la mano. Sin embargo no se me ocurre otra única palabra que pueda definir los últimos 42 minutos de su cuarta temporada. Es duro pero hay que decirlo: la serie se despidió con la que ha sido, con diferencia, su peor season finale.

Y es que, salvo un par de detalles, el capítulo ha sido más predecible que el abecedario, algo grave en cualquier season finale que lo es mucho más en Fringe, cuyo principal atractivo es la capacidad que siempre ha tenido para descolocarnos. Desde que Olivia se revela como la fuente de energía que Bell está usando para activar sus planes genepocalípticos el desarrollo del episodio no da pie a la sorpresa.

A la altísima predictibilidad se suma, o quizás sea la responsable de ella, una poquísima sutileza nunca antes conocida en la serie, que echa por tierra la tensión del supuesto clímax del episodio: la muerte de Olivia a manos de Walter. Que la única forma de parar los planes de Bell era la muerte de Olivia queda bastante claro desde el momento en el que Bell asegura que no podría detener el proceso aunque quisiera. Por si acaso September hace aparición para que recordemos su funeraria predicción. Ya tenemos más que masticada la primera parte de la ecuación: Olivia tiene que morir. Para tener clara la segunda "su resurrección" tampoco hay que ser vidente. Solo les ha faltado ponernos en el "previously on" la tarta regenerándose. Por si la escena por sí sola no bastaba Olivia y Cortexiphan se repiten más en la misma frase que fuck en Pulp Fiction. Resultado: el momento destinado al what the fuck se queda en ni fu ni fa. Solo sorprende la puntería de Walter, ni Rambo oiga.

El capítulo es predecible y demasiado evidente pero viene altamente condicionado por el 4x19, un episodio que siendo de los mejores de la temporada se me antoja prescindible, incluso una losa. A priori nos encantó, a posteriori no tiene ningún sentido. Es cierto que abrió la puerta a lo que vendría en la quinta temporada pero, ¿era necesario?. Sinceramente, creo que no, en ninguno de los 2 posibles escenarios.

Si la serie hubiera sido cancelada nos habría dejado con los dientes largos, lamentándonos de lo que nunca pudimos ver desarrollarse. Con la serie renovada su efecto fue casi peor, matando el poco factor sorpresa que pudiera tener la finale. Siendo la quinta de tan solo 13 episodios era de esperar que todos estuvieran dedicados a este futuro alternativo para que pudiera tener un desarrollo suficiente, lo que nos llevaba a tener claro pre finale que la trama genepocalípsis tendría ahí su punto y final. Por otro lado resta mucha fuerza a la última escena, que queda como un cliffhanger bastante pobre sabiendo exactamente lo que viene a continuación. Definitivamente, el 4x19 le ha hecho un flaco favor a la recta final de la temporada.

Una recta final que ha decepcionado bastante al tirar por la borda una trama interesante como la del plan Jones/Bell y el nuevo mundo. Da la sensación de que la invasión Observer es un golpe de inspiración repentino y que, una vez llegó, la trama actual casi estorbaba por lo que decidieron resolverla por la vía rápida. Ésto deja un poco por los suelos la trascendencia de la cuarta temporada. Argumentalmente ¿habría cambiado algo si September hubiera aparecido para avisar a Walter en el 4x05? No creo que lo suficiente para justificar 17 capítulos que, si la quinta temporada no prueba lo contrario, parecen casi de relleno y que dejan una inevitable sensación de improvisación.

Como siempre la conclusiones quedan en el aire y será la quinta temporada la que termine por firmar la sentencia de la cuarta. Esperemos que la resolución en FF haya merecido la pena y que la invasión Observer suponga el final espectacular que Fringe se merece.

2 comentarios:

  1. El final ha sido algo decepcionante, pero creo que lastrado por la posibilidad de la cancelación. Aunque la temporada ha resultado irregular, lo que espero es que no tiren toda la mitología construida alrededor de los diferentes universos y la utilicen de alguna forma para resolver la serie.

    Y sí, Jones al final ha resultado ser un pobre diablo, a ver si aprende de Lane Pryce, que pelea mejor que él :P

    ResponderEliminar
  2. Navegando por ahí he encontrado tu blog y me gusta! Y me ha parecido curioso leer este post sobre Fringe. Es y será una de mis series favoritas y si bien esa season finale a mi también me dejó con un mal sabor de boca, ahora recuerdo la serie con tanto cariño y nostalgia que los capítulos flojos van como quedando en el olvido.
    Te dejo mi blog por si te quieres pasar, próximamente hablaré precisamente de Fringe! Te espero!
    http://seriesrandom.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar