martes, 24 de mayo de 2011

¿Para todos los públicos? No, gracias

Recuerdo uno de los primeros SNL que vi subtitulado en Canal + Comedia, Coldplay+ John Hamm, un dúo espectacular. En el monólogo inicial Hamm, que acababa de finalizar la primera temporada de Mad Men, bromeaba sobre la reducida audiencia de su serie y el aún desconocido canal que la emitía: AMC.

Pocos años después AMC se ha convertido en uno de los canales televisivos más respetados llegando a discutirle el trono de las series a la poderosísima HBO, y lo ha hecho a través de producciones de una calidad exquisita con algo en común, no ser aptas para todos los públicos.

Es el caso de Breaking Bad, que narra la historia de Walter White, un maestro de escuela al que se le diagnostica un cáncer terminal por el que decide pasarse al tráfico de anfetaminas para poder dejar resuelta la vida de su familia, compuesta por su mujer embarazada y su hijo adolescente discapacitado. Durante sus 3 temporadas la serie nos ha dejado momentos en los que es difícil no seguir el impulso de apartar la mirada de la pantalla. Violencia extrema, yonkis decrepitos, muertes, cáncer... temas difíciles de asimilar en la vida real y que rara vez solemos ver en televisión, como es, vía de escape de la vida.

Que decir de The Walking Dead. Ya sabemos lo que conllevan los zombies: cadaveres putrefactos (increíblemente logrados además) canibalismo, gore... en definitiva, sangre, mucha sangre, cosa que promete ir a más en su segunda temporada. El último estreno de la cadena no se queda atrás. The Killing nos narra el asesinato de la joven Rosie Larsen desde diferentes puntos de vista: los investigadores, los sospechosos, los implicados y la familia que lo padece. Especialmente dura es la última óptica que nos enseña a una familia que de la noche a la primera se ve derrumbada por el horrible suceso. En cada capítulo vemos escenas de esas que ponen un nudo en la garganta, especialmente de la mano de una desgarradora Michelle Forbes que consigue hacernoslas pasar putas con su sufrimiento. Más que una serie policial The Killing es un dramón con todas las de la ley.

Tres series, cada una en su estilo, no aptas para todos los públicos. Tres éxitos de público y crítica. Tres muestras de que no es necesario dirigirse a una audiencia mayoritaria para lograr productos de altísima calidad y reconocimiento. Ha nacido el AMC´s style.
Leer más...

martes, 17 de mayo de 2011

Upfronts 2011-2012: Primeras apuestas (FOX-NBC)

FOX y NBC han sido las primeras en enseñar sus cartas. En los últimos días hemos sido testigo de sus sendas presentaciones de parrilla en las que se incluían los nuevos estrenos por fin confirmados. Yo os traigo los que personalmente me han llamado la atención, los que por argumento, reparto, creador o primeras imágenes se han ganado mi primer visionado.

Alcatraz (FOX)

¿De qué va?
En 100 años nadie ha conseguido fugarse de Alcatraz. Sin embargo en 1963 todos sus presos se desvanecen de forma misteriosa, dándose por muertos al no haber dejado rastro. En nuestros días la historia comienza cuando la detective Rebecca Madsen es asignada a un caso en el que aparece una huella de uno de estos presos.

¿Por qué llama la atención? Es la nueva serie de JJ Abrams y eso son palabras mayores (aunque a veces le salgan truños como Undercovers). Además cuenta con un argumento bastante interesante protagonizado por caras que apetece ver en la pequeña pantalla, unas que retornan, Jorge García-Hurley y otras que se estrenan, Sam Neil. El trailer tiene pintaza. Eso sí, habrá que esperar hasta la mid season para verla.



Terra Nova (FOX)

¿De qué va?
En 2149 el mundo se está destruyendo. La naturaleza está totalmente extinta y el futuro de la humanidad pinta muy negro. La única esperanza radica en un grupo de científicos que descubren como crear una brecha en el tiempo para viajar al pasado y salvar la raza humana. Pero como suele pasar en este tipo de cosas, el viaje se complicará.

¿Por qué llama la atención? Tiene una pinta espectacular, como no podía ser de otra manera con Steven Spielberg detrás. Parece un Jurasik Park pero a lo grande.



The Playboy Club (NBC)

¿De qué va?
The Playboy Club nos enseñará los entresijos de un club Playboy en la Chicago de los años 60.

¿Por qué llama la atención? Viendo su trailer es imposible no pensar en una versión picante de Mad Men, veamos si es capaz de captar con la misma fuerza los cambios políticos y sociales de la época y no se limita a enseñar carne.



Awake (NBC)

¿De qué va? El detective Michael Brittain y su familia sufren un accidente de tráfico. A raíz del accidente la vida de Michael se dividirá en 2, una donde ha sobrevivido su mujer y otra donde lo ha hecho su hijo.

¿Por qué llama la atención? Parte de una premisa más que interesante en la que se mezclan drama, mundos paralelos, investigaciones policiales. Si está bien hecha, será un bombazo.

Leer más...

domingo, 8 de mayo de 2011

Fringe se serializó ¿y se lostificó?

Con "The day we died" finaliza la tercera temporada de Fringe, un capítulo que no solo cierra la temporada si no también un ciclo simbólico que la serie ha recorrido durante los últimos 23 capítulos. Un camino que le ha llevado a abandonar definitivamente la estructura prodecimental para convertirse totalmente, en un drama serializado.

El final de la segunda temporada podía hacer intuir el nuevo camino que la serie pretendía seguir. Los casos de la división Fringe y "el Patrón" quedaban muy pequeños, el segundo directamente enterrado, ante el nuevo escenario, la guerra de los mundos. A pesar de ser vendida como la sustituta de Lost, obra y gracia de su creador, sus 2 primeras temporadas se asemejaban mucho más a Expediente X. Un grupo de trabajadores del FBI que luchaban contra sucesos inexplicables. Blanco y en botella. Sin embargo los sucesos del final de la segunda temporada enterraban esta estructura para siempre. Lo que en un principio era un procedimental con "el Patrón" de fondo pasaba a convertirse en la lucha por la supervivencia de 2 universos. Ante este giro argumental seguir con una estructura marcadamente procedimental habría sido un suicidio.

El cambio se ha hecho más y más evidente según avanzaba la tercera temporada. Es cierto que seguíamos viendo casos de la divisón Fringe, tanto en un universo como en el otro, pero cada vez tenían menos peso, cada vez eran más macguffin ante los temas que realmente importaban en la serie: la misión de Bolivia aquí, la fuga de Olivia allí, la relación de ambas con Peter, la máquina del apocalipsis, el misterioso plan de Walternate... los casos eran solo el lienzo donde se desarrollaban estas historias. Esta tendencia se hacía más y más evidente en la recta final de temporada, tanto que en los últimos 10 capítulos tan solo hemos visto 3 casos de la división Fringe.

Y llegó el episodio final, donde la serialización paso a convertirse en Lostificación. Un flashforward de 15 años que nos muestra las consecuencias futuras de la activación de la máquina del apocalipsis y la destrucción de Over There. Un mundo futuro que se cae a pedazos porque como descubrieron a posteriori, ambos universos están conectados, ninguno puede vivir sin el otro. Y se desata el Lostismo. La máquina del apocalipsis en realidad fue construida y mandada por Walter el futuro, para salvar el pasado que ella destruyó. Paradojas temporales. Igual que Jack y Kate encontrando a Adan y Eva, los cadáveres de los futuros Rose y Bernard.

La conciencia de Peter es también enviada al pasado para utilizar correctamente la máquina y evitar la destrucción de ambos universos. Una vez hecho Peter se desvanece. "Ha cumplido su misión", Observers dixit. "Nunca le recordaran porque nunca existió". Los Observers dicen que Peter nunca existió. Pero su existencia y solo su existencia desencadenó el inicio de la guerra de los universos. Sin su existencia Walter nunca habría cruzado al otro universo, no habría dañado su estructura y nada habría sucedido. Más paradojas. Como Los Losties provocando en el pasado el incidente que provocaría la construcción del Cisne y el botón de los 108 minutos que más tarde dejaría de pulsar Desmond provocando el accidente del Oceanic. ¿Veis la Lostificación?

En esta tercera temporada Fringe ha completado su proceso de serialización y ha mostrado los primeros indicios de Lostificación. La cuarta nos depara un escenario tan impredecible que soy incapaz de teorizar al respecto. Solo queda esperar que la serie no se despiste entre paradoja y paradoja, entre visitas al pasado y al futuro, que sea turista y no residente en esos, a veces tan farragosos, terrenos. En definitiva, y a pesar de lo grande que fue Lost, que Fringe siga siendo Fringe.
Leer más...