martes, 8 de noviembre de 2011

El pasajero oscuro, inicio ¿y final?

Cualquier conocedor de Dexter, incluso aunque solo haya visto un puñado de episodios, está familiarizado con el concepto "pasajero oscuro" (o dark passenger en versión original). Es un concepto acuñado por el propio Dexter que pretende simbolizar su oscuridad, su mal, lo que le hace ser el asesino que es. En definitiva una metáfora. Pero, ¿y si no lo fuera? ¿y si Dexter tuviera, de verdad, algo oscuro alojado dentro de él?

Y es que según veía el 6x07, el mejor capítulo de la presente temporada de Dexter, una teoría, muy loca, comenzó a rondar por mi cabeza. Primero pongamosnos en situación (y a partir de aquí, se incluyen spoilers hasta el 6x07). Tras dejarse llevar por la ira y asesinar al asesino, valga la redundancia, del hermano Sam, Rudy, más conocido como Ice Truck Killer, hace acto de presencia, cerrando de manera cliffhangeriana el 6x06. Nada más verle supuse que llegaría para dar réplica a Harry, y que ambos serían como el ángel y el demonio que aparecen en los hombros de tantos personajes de animación. El bien y el mal personificados.

El capítulo de esta semana confirmó mis sospechas, aunque, siendo justos, tampoco había que ser Sherlock para deducirlo. Rudy aparece como una figura tentadora, que pretende hacer desde la mente de Dexter lo que no pudo hacer en vida: convertirle en un serial killer sin código, sin nada ante lo que responder ni ante lo que frenarse. Sin embargo, su relación con esta alucinación me pareció ligeramente distinta a la que suele tener con la de Harry. Las apariciones de este me recuerdan a la relación de House con sus ayudantes. Las usa para ordenar sus ideas, para que le devuelvan la pelota de sus pensamientos, pero siempre hemos visto a un Dexter absolutamente consciente de que estaba lidiando con algo imaginario, un producto de su mente. Sin embargo, y puede ser buscarle 3 pies al gato, no es eso lo que veo con respecto a la aparición de Rudy.

Dexter se dirige a él en todo momento como si fuera una persona física. Le da órdenes del tipo "ven conmigo" o "espérate en el coche" como si creyera que de verdad le acompaña alguien. Además, vemos a Rudy coger objetos, como cuando tira la bolsa con una parte de Nick al mar, o como cuando coge la hoz que acaba con el tipo del motel. En definitiva se trata de un delirio mucho más real. ¿Un simple recurso para incidir en la importancia de la aparición de Rudy? ¿o las alucinaciones de Dexter comienzan a empeorar?

¿Y si estas alucinaciones que tomamos como la conciencia de Dexter son en realidad algo más? ¿Y si son un síntoma de algo mayor? Pienso en un tumor cerebral, por ejemplo. Algo que explique los delirios del personaje, algo que podría explicar su comportamiento de manera más satisfactoria que "se me metió el mal dentro por ser testigo de un crimen a los 3 años" (nunca me convenció esta idea). Algo que podría acabar con su vida. Y es que pensando en el hipotético cierre de Dexter, ¿podría tener un final más poético que caer víctima de su pasajero oscuro?

2 comentarios:

  1. Me ha encantado la vuelta del Ice Truck Killer. Ojalá no se quede en una breve aparición y tenga un poco más de peso en lo que queda de temporada.

    ResponderEliminar
  2. Coincido en que ha sido el mejor capítulo de la temporada (curiosamente, saliendo casi completamente de la línea de acción principal de la misma, que tampoco es que esté mal).

    Tener de vuelta al mítico Ice Truck Killer ha sido tremendamente divertido, y ójala se repita, pero supongo que no será con tanto peso. Eso sí, si eligen ese camino, se abren puertas realmente interesantes.

    Respecto a la teoría del tumor o similares, yo creo que queda explicado (más o menos satisfactoriamente) con la teoría del ser testigo del crimen; de hecho los 2 hermanos que lo vivieron sufrieron esa misma consecuencia, y los nuevos males de Dexter son explicables por las trumas ultimamente acontecidos.

    ResponderEliminar