domingo, 16 de octubre de 2011

El dubitativo retorno de Fringe

El retorno de Fringe es uno de los acontecimientos más esperados de la temporada por todo seriéfilo amante de la buena ciencia ficción. La calidad de la serie, los cliffhangers con los que siempre acaban las temporadas (de esos que nos hacen tachar días en el calendario), el cariño que inevitablemente hemos cogido a los personajes (especialmente a Walter)... muchos factores que hacen que acojamos y juzguemos el retorno de Fringe con exaltación, para lo bueno y para lo malo. Si a poco que la serie nos ofrezca no dudamos en situarla en el olimpo de la TV en cuanto baja un poco el nivel las alarmas más catastrofistas no tardan en dispararse. En lo que respecta al inicio de su cuarta temporada, las reacciones exageradas tocan del lado negativo. Y es que creo que la serie está teniendo un comienzo, cuanto menos dubitativo.

El cliffhanger que cerró la tercera temporada, la eliminación de la existencia de Peter, obligaba a la serie a reiniciarse, sin embargo, siendo el joven Bishop el elemento central de la mayoría de los acontecimientos de Fringe su no existencia apenas ha variado el curso de la historia. Las vidas de los personajes, en especial Walter y Olivia, son ligeramente distintas, pero la situación general de ambos universos, es prácticamente idéntica. Probablemente haya influido de manera decisiva el hecho de que, sabiendose ante su, casi con seguridad, última temporada los guionistas no podían permitirse el lujo de "gastar" una parte de ella en presentarnos una historia alternativa, sin embargo, aún comprendiendo los motivos, no deja de parecerme una vía decepcionante.

Este hecho sumado al final del cuarto capítulo me hacen pensar que quieren "cepillarse" el supuesto eje central de la temporada "Where is Peter Bishop?" por la vía rápida. La vuelta física de Peter no ha podido ser más típica, cutrera y anticlimática. ¿De verdad a una de las pocas series que siempre ha logrado ofrecerme otra cosa que la típica aparición de la nada desnudo? ¿De verdad la vuelta de Peter Bishop se ha resuelto con un recurso usado en series como "Smallville"? La factoría JJ repite viejos errores de Lost, ofreciendo preguntas espectaculares para las que nos trae respuestas muy pobres. Y lo que es peor, con Peter de vuelta y ante el, nadie le recuerda, ¿recurrirán a otro clásico como ell "le acaban recordando porque le quieren tanto que nada puede hacerle desaparecer"? Miedo me da.

Otro de los problemas del inicio de la cuarta temporada es el bajón de calidad de los casos de la división Fringe. Salvo el del segundo capítulo, con el hombre que se enfrentaba a su otro yo psicópata, me han parecido aburridos, muy poco sorprendentes. El elemento serializado es básico pero Fringe siempre se ha caracterizado por ofrecernos capítulos autoconclusivos de enorme calidad, sin ir más lejos "White Tullip" mi episodio favorito, capítulos que por ahora brillan por su ausencia.

En la parte positiva cabe destacar a Anna Torv y John Noble, que han reinventado con maestría unos personajes a los que les han arrebatado su razón de ser, el propio Peter. Enormes actores que hacen cada día más dolorosa su ausencia en los grandes premios televisivos. Haciendo balance los primeros 4 episodios dejan un evidente sabor agridulce. Es más que probable que la serie mande a paseo estas malas sensaciones marcandose 3 capitulazos seguidos, e incluso que estas sean exageradas, estamos hablando de solo 4 episodios. Con Fringe pasa como con el alcohol, provoca exaltación para lo bueno y lo malo. Solo cabe esperar que el tan solo aceptable Larios que estamos saboreando torne rápidamente en una deliciosa Hendrik´s.

1 comentario:

  1. Para mí no es dubitativo, saben hacia donde se dirigen, yo lo calificaría de anticlimático porque esperábamos más acción o avance en la trama, se han ido a la parte intimista de una manera magistral que es capaz de emocionar tanto como cuando tiran hacia la ciencia ficción, para mí no es un comienzo de temporada tímido, me parece una gran declaración de intenciones, eso sí con sus audiencias, también es un gran riesgo que asumen.

    ResponderEliminar