lunes, 24 de octubre de 2011

Cuando solo quedan zombies

The Walking Dead fue una de las series que más expectación levantó la temporada pasada. A su favor jugaban muchos factores: el género zombie tan en boga como fan maker, el brutal maquillaje que enseñaban las primeras imágenes, provenir de AMC y por último ser la adaptación de una saga de comics tan exitosa como venerada. El hype mode on estaba justificado.

A pesar de que su éxito era anticipable AMC no se la jugó y decidió apostar por una primera temporada de tan solo 6 capítulos, primera temporada que nos dejó con sabor agridulce y sensaciones contradictorias. Nos quedamos con ganas de más pero la serie no había satisfecho todas las espectativas depositadas en ella. Achacamos este hecho a la dificultad extra que suponía iniciar un producto así con tan solo 6 capítulos en los que daba tiempo a poco más que presentar los personajes y la situación. Anunciada una segunda temporada de, ya sí, 13 episodios, las espectativas volvían a subir: la serie estaba ante su auténtica prueba de fuego.

Sin embargo el inicio de esta segunda temporada ha sido algo desalentador, no porque los 2 episodios emitidos tengan en sí un nivel malo si no porque se adivina que no se ha resuelto el principal problema de la primera temporada: en cuanto no vemos zombies en escena la cosa cae bastante. No zombies no party. Haciendo memoria, y considerando que ha pasado casi un año desde mi primer y único visionado, 3 momentos vienen a mi memoria cuando pienso en la primera temporada de The Walking Dead: las escenas en solitario de Rick en el piloto, el paseo entre zombies con pedazos de cuerpo atados y el ataque zombie que supone la muerte de Amy. A mi parecer estos son los 3 momentos top de la primera temporada y dudo que el fan medio de la serie incluyera otros muy distintos. 3 momentos muy significativos de lo que es la serie.

Los 3 son momentos de tensión con zombies de por medio, momentos de esos que hacen contener la respiración. Eso habla muy bien de la capacidad de la serie con respecto a la acción zombie, algo a valorar tratándose precisamente de una historia sobre zombies. Pero, ¿qué pasa con los momentos en los que no hay zombies de por medio? En los 8 capítulos que llevamos de serie solo recuerdo 2 escenas que me hicieran emocionarme sin no muertos en pantalla: el asalto de Shane a Lori y Merle Dixon en el tejado. Escenas de tensión entre los protagonistas, escenas que los humanizan, que nos hacen ver que son personas superadas por una situación extrema y no un grupo tan irreal como corajudo que no se amilana ante nada. Escenas que echamos de menos en la serie.

The Walking Dead funciona a la perfección cuando pone en juego momentos propios del genero pero da la sensación de que la serie olvida a ratos lo que es. En una película de zombies se puede vivir de la tensión zombie, de la persecución continua, de las escenas agobiantes. No es necesario que se desarrolle en otras direcciones porque tan solo dura 2 horas. Una serie que esta temporada va a emitir 13 episodios, que sumados a los 6 anteriores hacen 19, lo que supone más de 15 horas de duración, tiene que funcionar a muchos más niveles ya que es totalmente imposible que solo viva de momentos de tensión zombie. De repetirse continuamente estos perderían su impacto y a la larga acabarían cansando.

Todo indica que el núcleo central de la segunda temporada va a transcurrir en la granja que vemos en el segundo episodio, algo a priori bastante desalentador y que sin embargo supone una oportunidad de oro para que se desarrolle en esos otros niveles tan carentes hasta el momento como necesarios para asegurarle una supervivencia digna. Si no lo consigue su destino es ser la nueva Heroes, un producto con más pontencial que realidad.

8 comentarios:

  1. Está claro que en la televisión debían aprovechar para sacar muchos zombies y escenas gore, pero en los comics lo que más engancha son las historias humanas, cosa que no están consiguiendo en la serie.

    ResponderEliminar
  2. satrian: exacto, más allá de los zombies no hay nada

    ResponderEliminar
  3. Error te lo dice un fan del comic. Los 5 mejores momentos que ha habido en el comic son sin zombis otra cosa es que la serie quiera quitar esas partes por crueles o duras como por ejemplo lo que pasa con los gemelos que con su padres son personajes que estan en el comic desde que aparece el grupo de glenn y compañia

    ResponderEliminar
  4. Precisamente. Yo no he leído el cómic pero supongo que si atrae tanto a tanta gente es por mucho más que zombies. En la serie lo único que nos ofrecen son zombies, cuando se salen de eso no saben mostrarnos nada interesante, la gente se queja constantemente de lo aburrida que se vuelve cuando no hay zombies en escena

    ResponderEliminar
  5. A mí lo que me gusta de las historias zombie es el inicio, el caos inicial, los primeros días, la propagación de las noticias, los primeros intentos de supervivencia y ver como se desmoronan las instituciones organizadas.

    Metiendo esos momentos, me quedaría satisfecho. Pero no deja TWD de ser un buen producto seriéfilo.

    ResponderEliminar
  6. cimianop: Por ahora yo le veo, como le pasaba por ejemplo a Heroes, más potencial que realidad

    ResponderEliminar
  7. A mi me encanta esta serie, pero se nota mucho la disminución de presupuesto en esta segunda temporada. Supongo que el cambio de director también ha afectado a la manera de hacer.

    Aún así, espero cada capítulo con ganas.

    Un saludo, te sigo

    ResponderEliminar
  8. Serieadicta: Yo también aunque cada vez menos, el caso Héroes no deja de rondar mi cabeza

    ResponderEliminar