martes, 20 de septiembre de 2011

The Playboy Club: primeras impresiones

Comenzó The Playboy Club, una de las apuestas fuertes de la NBC y que junto a Pan Am que se estrenará el próximo domingo, recoge la época sesentera que tan en boga ha puesto Mad Men. Si hace un par de años las cadenas pugnaban por hacer una nueva "Lost" ahora parece que el modelo a imitar es el de Draper y Cía.

Si Mad Men nos enseñaba el Nueva York de los 60 girando alrededor de la empresa publicitaria "Sterling Cooper" The Playboy Club hace lo propio con el Chicago de la misma época centrándose en la vida de las trabajadoras y clientes del famoso Club Playboy. Su episodio piloto ha sido entretenido aunque la trama nace de una premisa que meten un poco con calzador. Además su ritmo es quizás demasiado directo y precipitado. Su visionado deja la sensación de que lo que se cuenta en él podría haberse contado de manera más pausada y serena en un capítulo doble que nos hubiera dado mejor oportunidad de ponernos en situación y conocer a los personajes.

No ha sido el caso puesto que la primera escena nos enseña el desencadenante de la trama principal de la serie, un punto de partida como ya he dicho un poco forzado y de ridícula ejecución. Tras un forcejeo con un cliente que se quiere pasar de listo, una conejita recién contratada de nombre Maureen acaba cometiendo un asesinato bastante pobre clavandole el tacón en el cuello y desangrando al que resulta ser el capo mayor de la mafia. El sinsentido continua ya que la conejita en cuestión recibe la ayuda de Nick Dalton, prestigioso candidato a Fiscal del distrito que de buenas a primeras se ve metido en un lío con la mafia y la justicia.

El punto de partida es un tanto rocambolesco. Me parece bastante peliagudo que ante un asesinato del que ha sido testigo un potencial Fiscal del distrito opte por esconder el cadáver haciéndose cómplice del delito, y menos aún tratándose del capo mafioso en el que se ha apoyado para su ascenso. Ponerse tras el culo a la justicia y a la mafia, por una desconocida total, por muy adorable que esta sea, no parece lógico.

Una vez aceptada la premisa inicial la serie puede evolucionar bien ya que tiene mimbres para ello. La trama principal con la mafia y la justicia persiguiendo a Maureen y a Nick, con el aliciente del cargo de este tiene potencial. El capítulo inicial también nos ha mostrado que la serie tocará temas sociales como la homosexualidad, asunto espinoso en los 60. Incluso para aquellos que los disfruten, el mío no es el caso, nos ha insinuado un más que probable triángulo amoroso entre Maureen, Nick y Carol Lynne, la, para más inri, jefa de las conejitas.

La ambientación probablemente no llegue al nivel de la de Mad Men aunque cumple con su cometido. Por último no puedo resistirme en destacar el puntazo de que todo el capítulo haya contado con la voz en off de un personaje que se nos revela al final como el propio Hugh Heffner, aunque el hecho de que no hayan mostrado su cara me deja dudas sobre si volveremos a verle. En definitiva el de The Playboy Club es un piloto fácil y digerible que apunta buenas maneras y con el que a priori no desanima a continuar con la serie. Veremos si su evolución logra convencer, lo que a juzgar por sus audiencias iniciales, deberá hacer pronto si quiere sobrevivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada