jueves, 3 de febrero de 2011

V, esa serie en la que no pasa nada (interesante)

Si no estuviera tan seguro de que la vida de V no se va a alargar mas allá de su segunda temporada la abandonaría sin dudarlo. Tras una primera entrega pasable comencé la segunda, incrédulo de mi, con las promesas de los creadores en mente: más acción, más emoción, más duelos Anna-Erica. Con un tercio de la temporada cumplido no hemos visto nada de esto.

Tras 16 episodios ¿qué a pasado en V? La respuesta es absolutamente NADA. Nada trascendente, nada interesante. En el episodio 4 de la segunda temporada la situación es exactamente igual que en el episodio 4 de la primera. Viendo el desarrollo de los acontecimientos parece que los guionistas escriban la serie como si tuvieran aseguradas 7 temporadas. Los progresos de la Quinta Columna son casi nulos, avanzan a un ritmo exasperante. Problemas menores como la muerte de la compañera de Erica se convierten en absurdos protagonistas de varios capítulos. En el lado V la cosa no anda mucho mejor. La acción invasora de los visitantes brilla por su ausencia y las preocupaciones de Anna sobre el alma son más propias de un filósofo del siglo XVIII que de una hostil raza alienígena con intención de conquistar el planeta.

No ayuda tampoco la presencia de personajes detestables como Tyler o la producción cartonpiedrística con unos efectos especiales que bien podían pasar por "made in Spain".
A estas alturas no creo que la serie llegue a alcanzar unos estandares de calidad y/o entretenimiento aceptables pero intentare llegar hasta el final para ver como acaba la cosa, eso sí a quien no la haya empezado que ni se le pase por la cabeza hacerlo. Si tenéis mono Visitante revisionad la original, seguro que os da más alegrías (y la calidad de los efectos vendrá a ser la misma)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada